Cuentos completos (PENGUIN CLÁSICOS)

Los mejores libros jamás escritos.

«Si los angeles vida no tenía aliciente para él, los angeles muerte no le aterraba. ¡Que se cumpliese su Destino! No haría nada por evitarlo.»

La ironía, los angeles honda melancolía y l. a. inconfundible mirada desencantada de Oscar Wilde impregnan cada una de estas páginas, erigiéndose como un monumento paródico y duramente crítico hacia l. a. sociedad victoriana de finales del siglo XIX. Todo ello esbozado con un estilo único, patente desde las sátiras de «El crimen de lord Arthur Savile» y «El fantasma de Canterville» hasta los cuentos de hadas como «El Príncipe Feliz», «El ruiseñor y los angeles rosa» y «El gigante egoísta».

El presente volumen reúne toda los angeles narrativa breve del autor irlandés, vertida por el maestro Julio Gómez de l. a. Serna. Precede a los relatos, además, l. a. introducción del renombrado escritor y ensayista Gonzalo Torné.

Jorge Luis Borges dijo...
«"El crimen de lord Arthur Savile" está con toda gracia más allá del Bien y del Mal.»

Show description

Quick preview of Cuentos completos (PENGUIN CLÁSICOS) PDF

Show sample text content

Así es que el ruiseñor se apretó más contra l. a. espina, y su canto se hizo cada vez más sonoro, pues cantaba el nacimiento de los angeles pasión en el alma de un hombre y de una doncella. Y un delicado arrebol rosado vino a los pétalos de l. a. rosa, como el rubor del rostro del novio cuando besa los labios de l. a. novia. Pero los angeles espina no había llegado aún al corazón del pájaro, así que el corazón de l. a. rosa seguía siendo blando, pues sólo los angeles sangre del corazón de un ruiseñor puede teñir de carmesí el corazón de una rosa.

Y cuando hubo salido de los angeles ciudad, vio a un joven que lloraba sentado al borde del camino. Y se acercó a él y le tocó los largos bucles del cabello y le dijo: —¿Por qué lloras? Y alzó el joven l. a. mirada y le reconoció y respondió: —Estaba muerto y me resucitaste de entre los muertos. �Qué otra cosa iba a hacer más que llorar? EL DISCÍPULO Cuando murió Narciso, el remanso de su placer se trocó de una copa de aguas dulces en una copa de lágrimas saladas, y llegaron llorando a través de los bosques las ninfas de las montañas, las oréades, para consolar al remanso con su canto.

Cuando hubieron terminado, y a pesar de las súplicas del pequeño duque, míster Otis les ordenó a todos que se fueran a acostar, diciendo que no podía hacerse nada más aquella noche, y que telegrafiaría por l. a. mañana a Scotland backyard para que enviaran algunos detectives inmediatamente. En el preciso momento en que salían del comedor empezaron a dar las doce campanadas de los angeles medianoche en los angeles torre del reloj, y cuando sonó los angeles última campanada oyeron un crujido y un repentino grito agudo; un trueno bad sacudió los angeles casa, un arpegio de música no terrenal flotó a través del aire; salió volando un panel de lo alto de los angeles escalera con un fuerte ruido, y en el rellano, muy pálida y muy blanca, estaba Virginia, con un cofrecito en los angeles mano.

Ejem! , �ejem! —dijo. Y todo el mundo se puso a escuchar, excepto l. a. pobre girándula, que estaba todavía meneando l. a. cabeza y murmurando: —Lo romántico ha muerto. —¡Orden! , �orden en l. a. sala! —gritó un petardo. Tenía algunas cualidades de político, y siempre había desempeñado un papel relevante en las elecciones locales, de modo que sabía usar las expresiones parlamentarias convenientes. —Muerto y bien muerto —susurró los angeles girándula; y se quedó dormida. En cuanto hubo un completo silencio, el cohete tosió por tercera vez y empezó a hablar.

Si esto hubiera sido así —y no había ciertamente evidencia alguna en contra—, no sería unbelievable que Willie Hughes hubiera sido uno de aquellos comediantes ingleses (mimae quidam ex Britannia, como los llama l. a. vieja crónica) que mataron en Nuremberg en una repentina revuelta well known, y fueron enterrados en secreto, en una pequeña viña de las afueras de l. a. ciudad, por algunos jóvenes �que habían encontrado placer en sus representaciones, y algunos de entre los cuales habían intentado que les instruyeran en los misterios del nuevo arte».

Download PDF sample

Rated 4.78 of 5 – based on 9 votes