Doña Perfecta - Benito Pérez Galdós (Con Notas)(Biografía)(Ilustrado)

Doña Perfecta es una novela de Benito Pérez Galdós escrita en 1876. Pertenece al grupo de "novelas de tesis" del autor canario y ha sido considerada por algunos críticos como una de sus obras tempranas más importantes. El propio Galdós hizo una adaptación teatral, estrenada en Madrid en los primeros días de 1896. En diferentes versiones, l. a. novela fue llevada al cine en México (1950) y en España (1977).
Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 - Madrid, four de enero de 1920) fue un novelista, dramaturgo, cronista y político español. Se le considera uno de los mejores representantes de los angeles novela realista del siglo xix no solo en España y un narrador capital en los angeles historia de los angeles literatura en lengua española, hasta el punto de ser propuesto por diversos especialistas y estudiosos de su obra como el mayor novelista español después de Cervantes.

Show description

Quick preview of Doña Perfecta - Benito Pérez Galdós (Con Notas)(Biografía)(Ilustrado) PDF

Show sample text content

III PEPE REY Antes de pasar adelante conviene decir quién period Pepe Rey y qué asuntos le llevaban a Orbajosa. Cuando el brigadier Rey murió, en 1841, sus dos hijos, Juan y Perfecta acababan de casarse; ésta, con el más rico propietario de Orbajosa; aquél, con una joven de los angeles misma ciudad. Llamábase el esposo de Perfecta don Manuel María José de Polentinos, y los angeles mujer de Juan, María Polentinos; pero a pesar de l. a. igualdad de apellido, su parentesco period un poco lejano y de aquellos que no coge un galgo.

Cuando hay elecciones... Y el Gobierno de Madrid le escribe oficios con mucha vuecencia en el rétulo... Tira a l. a. barra como un San Cristóbal, 39 y todas las armas las maneja como manejamos nosotros nuestros propios dedos. Cuando había fielato40 no podían con él, y todas las noches sonaban tiros en las puertas de los angeles ciudad... Tiene una gente que vale cualquier dinero, porque lo mismo es para un fregado que para un barrido... forty-one Favorece a los pobres, y el que venga de fuera y se atreva a tentar el pelo de l. a. ropa a un hijo de Orbajosa, ya puede verse con él...

Inútil celibato 118 el de los clérigos! Si el Concilio de Trento 119 les prohibía tener hijos, Dios, no el Demonio, les da sobrinos para que conozcan los dulces afanes de los angeles paternidad. Examinadas imparcialmente las cualidades de aquel aprovechado niño, period imposible desconocer su mérito. Su carácter period por lo común inclinado a l. a. honradez, y las acciones nobles despertaban franca admiración en su alma. Respecto a sus dotes intelectuales y a su saber social, tenía todo lo necesario para ser con el tiempo una notabilidad de estas que tanto abundan en España; podía ser lo que a todas horas nos complacemos en llamar hiperbólicamente un distinguido patricio,120 o un eminente hombre público, especies que por su mucha abundancia, apenas son apreciadas en su justo valor.

En estas casas respetables es donde el pobrecito está más seguro. —Pues yo no las tengo todas conmigo, a pesar de los angeles respetabilidad de mi domicilio —repuso el penitenciario—. �Cómo se expone el valiente Ramos!... Y me han dicho que en Villahorrenda y su campiña hay mucha gente... , qué sé yo cuánta gente... �Qué has oído tú? —Que l. a. tropa está haciendo barbaridades... —¡Es milagro que esos caribes232 no hayan registrado mi casa! Te juro que si veo entrar uno de los de pantalón encarnado, 233 me caigo sin habla.

Jesús, María y José, lo que he hecho! —exclamó llena de consternación Florentina—, le di en l. a. cabeza al señor don Inocencio. —¿Al penitenciario? —dijo Pepe Rey. —Sí. —¿Vive en esa casa? —¿Pues dónde ha de vivir? —Esa señora de los suspiros... —Es su sobrina, su ama o no sé qué. Nos divertimos con ella, porque es muy cargante; pero con el señor penitenciario no solemos gastar bromas. Mientras rápidamente se pronunciaban las palabras de este diálogo, Pepe Rey vio que frente al terrado y muy cerca de él, se abrían los cristales de una ventana perteneciente a l. a. misma casa bombardeada; vio que aparecía una cara risueña, una cara conocida, una cara cuya vista le aturdió y le consternó y le puso pálido y trémulo.

Download PDF sample

Rated 4.66 of 5 – based on 4 votes