La abadía de Northanger (Penguin Clásicos)

By Jane Austen

Los mejores libros jamás escritos.

La abadía de Northanger es quizá l. a. novela más irónica y divertida de Jane Austen, maestra inigualable en l. a. recreación de retablos sociales con hondo perfil humano.

Publicada originariamente en 1818, l. a. abadía de Northanger narra l. a. historia de Catherine Morland, una joven ingenua aficionada a los angeles lectura de novelas góticas. Invitada por los Tilney a pasar una temporada en su casa de campo, se dedicará a investigar tortuosos e imaginarios secretos de familia. Pero cuando finalmente todo se aclare y comprenda que l. a. vida no es una novela, l. a. inocente Catherine pondrá los pies en l. a. tierra y encauzará su futuro según dictan las normas morales y sociales de l. a. época.

La presente edición incluye una detallada cronología de los angeles autora así como una introducción a shipment de Marilyn Butler, reputada crítica literaria, y autora del ensayo Jane Austen and the conflict of rules (1975). Una nota biográfica escrita por el hermano de Jane Austen cinco meses después de su muerte hace las veces de colofón; un documento inédito que aporta fragmentos de sus últimas cartas y deja entrever el perfil más humano de una de las autoras más queridas de los angeles literatura inglesa.

«Querida omit Morland, ¿qué rules ha estado usted alimentando?»

Show description

Quick preview of La abadía de Northanger (Penguin Clásicos) PDF

Show sample text content

Todas las mujeres se han visto o han creído verse en peligro de ser perseguidas por un hombre cuando deseaban las atenciones de otro. Tan pronto como se hubieron unido a los angeles familia Thorpe, Catherine empezó a sufrir. Si Mr. Thorpe hacía ademán de acercársele, trataba de ocultarse o se hacía l. a. distraída; si él le hablaba, ella fingía no oírlo. Pero acabó el cotillón y empezó el baile, y los angeles familia Tilney seguía sin presentarse. —No te preocupes, mi querida Catherine —la tranquilizaba en voz baja Isabella—, si bailo nuevamente con tu hermano.

Es… Pero ya que de adivinar se trata, adivinémoslo todo. Es triste dejarse guiar por meras conjeturas. El asunto es el siguiente: mi hermano es un chico muy animoso y quizá un poco atolondrado. Conoce a leave out Thorpe desde hace una semana y desde ese tiempo sabe que está en relaciones. —Bien —dijo Catherine después de reflexionar por un instante—. En ese caso, tal vez logre usted deducir de todo ello cuáles son las intenciones de su hermano; yo confieso que sigo sin comprenderlas. Por otra parte, �qué piensa su padre de todo este asunto?

Sus pensamientos se hallaban embargados por el recuerdo de lo que a impulsos de un infundado temor había sentido y pensado. Quizá cuando lograra serenarse su espíritu comprendiese que todo ello period resultado de una ilusión creada por ella misma y fomentada por circunstancias en sí insignificantes pero cuya imaginación, predispuesta al miedo, había exagerado. Su mente había utilizado cuanto los angeles rodeaba para infundir las sensaciones de temor que deseaba experimentar aun antes de entrar en l. a. abadía. �Acaso ella misma no se había preparado una sensacional entrada en Northanger?

Y Mrs. Morland supieron que Henry solicitaba los angeles mano de Catherine se llevaron una sorpresa huge. Ninguno de los dos había sospechado los angeles existencia de stories amores, pero como, al fin y al cabo, nada podía parecerles más normal que el que su hija inspirase tal sentimiento, no tardaron en considerar el hecho con l. a. feliz complacencia que merecía y no opusieron l. a. menor objeción. Los distinguidos modales del joven y su buen sentido eran recomendación suficiente para ellos, y como nada malo sabían de él, no se creían en los angeles obligación de suponer que no fuera una buena personality.

Poco hablaron las amigas al encontrarse de nuevo. Luego, sintiendo que period más prudente guardar silencio, se contentaron, mientras permanecieron en los angeles habitación, con cruzar unas breves frases. Catherine no tardó en acabar de vestirse, y Eleanor, con menos habilidad que buen deseo, se ocupó de llenar y cerrar el baúl. Una vez que todo estuvo listo, salieron de l. a. estancia, no sin que antes Catherine, quedándose un poco rezagada, lanzara una mirada de despedida sobre cada uno de los objetos que los angeles habitación contenía, siguiendo luego a su amiga al comedor, donde había sido dispuesto el desayuno.

Download PDF sample

Rated 4.50 of 5 – based on 12 votes