Natán y sus hijos. Jerusalén 1192.

By Mirjam Pressler

Jerusalén, 1192: los caballeros templarios han perdido los angeles Ciudad Santa, todos han sido ejecutados por orden del sultán Saladino. Solo le perdona l. a. vida a uno, al joven Curd von Stauffen, quien a su vez salva de un incendio a Recha, l. a. bella hija del comerciante judío Natán, llamado el Sabio.
Alrededor de Natán, judíos, cristianos y musulmanes intentan hallar sentido a sus vidas y convivir de manera pacífica. Sin embargo, el comerciante tiene también poderosos enemigos que conspiran contra su vida.
En medio de estas disputas, Saladino se encuentra con Na­tán para poner a prueba su proverbial sabiduría. «¿Cuál es los angeles religión verdadera?», le pregunta. Natán le responde con los angeles famosa parábola de los tres anillos, que sitúa el amor al prójimo y l. a. tolerancia por encima de cualquier creencia.

Show description

Quick preview of Natán y sus hijos. Jerusalén 1192. PDF

Show sample text content

Me habría gustado tanto hablarle del templario, preguntarle qué significaba ese sentimiento extraño, esa intranquilidad, ese continuo ir y venir entre las lágrimas y los angeles risa, entre los angeles agitación y l. a. inactividad. Lo que más me habría gustado habría sido contarle mi sueño y que hubiéramos hablado sobre su significado, pero me di cuenta de que no iba a ser posible. Lea tenía tantos problemas que no quedaba espacio para mí en sus pensamientos. De pronto tuve l. a. extraña sensación de que también mi amiga se desvanecía en l. a. bruma, como el pájaro, los angeles gacela y el camello.

Por seguridad, repasé todo lo que quería decirle también en francés. Finalmente llegué enfrente de l. a. iglesia. No period un edificio que se alzara imponente contra el cielo, como las otras iglesias de los angeles ciudad, sino un amasijo de capillas y otros edificios. Busqué cobijo en los angeles entrada de una casa al otro lado de los angeles calle, desde donde podía ver el portal de los angeles iglesia, y observé a los cristianos: curas, muy reconocibles por sus ropas, peregrinos con bastones y hatillos que se arrojaban al suelo frente a l. a. iglesia y besaban el suelo que su salvador había pisado, y también algunas monjas y frailes que entraban y salían de ella.

En cuanto al territorio, siempre nos ha pertenecido, vuestra ocupación es temporal. Solo os establecisteis en esos territorios porque los musulmanes que vivían allí eran débiles, pero no permitiremos que disfrutéis de vuestras posesiones mientras dure los angeles guerra. En cuanto a los angeles cruz, es un gran triunfo por nuestra parte, al cual renunciaremos únicamente si recibimos una importante concesión que favorezca al islam. En lugar de replicar los argumentos de Saladino, el rey inglés se había dirigido entonces a Malek, lo que indicaba de hecho que estaba maquinando una treta.

Un escalofrío me recorrió l. a. espalda, los angeles piel de los angeles nuca se me erizó y una certeza me subió por los angeles garganta, dejándome un sabor agrio en l. a. boca: había pasado realmente. Con los angeles certeza vinieron también los angeles vergüenza y el remordimiento por no haber sido capaz de salvar a mi señora, por haber fracasado. Me sentía un inútil, un pobre enclenque, un tullido, incapaz de hacer nada. Incapaz de realizar una gran hazaña, incapaz incluso de mostrar gratitud; indigno del pan que me daban: Recha estaba muerta, los angeles hija del señor había sido víctima del fuego mientras yo estaba tumbado bajo el árbol, inerte e inútil.

Tenía obligaciones para con ella? ¿Era mi padre en realidad? Pasé por el mercado de tejidos, pero esa vez no me paré a mirar las telas, los coloridos bordados, las cintas y los lazos, como habría hecho el día anterior, los gritos de los mercaderes me dejaron indiferente. De pronto, despatchedí una mano en mi brazo, alguien me había agarrado de los angeles manga y me sujetaba. Giré l. a. cabeza y vi a una niña, casi tan alta como yo, muy delgada y con una joroba que le sobresalía del hombro derecho y le torcía el cuello.

Download PDF sample

Rated 4.04 of 5 – based on 33 votes