Sin Temor

Cada amanecer parece traer nuevas razones para sentir temor.
Se habla de despidos en el trabajo, disminucion del ritmo de l. a. economia, brotes de violencia en el Medio Oriente, bajas en el mercado de l. a. vivienda, subidas en el calentamiento international. los angeles plaga de l. a. actualidad, el terrorismo, comienza con l. a. palabra "terror." Los noticieros difunden suficiente informacion causante de nerviosismo que justifican boletines de ultima hora. De tamano inmenso y grosero, el temor nos mete como manada en una carcel de puertas cerradas. No seria fabuloso salir libre?

Imagine tu vida, sin que los angeles toque para nada los angeles angustia. Que tal si los angeles fe, no el temor, fuera tu reaccion instintiva a las amenazas? Si pudieras sostener un iman detector de temores sobre tu corazon y extraer cada indicio de miedo, inseguridad o duda, que quedaria? Visualiza un dia, solo un dia, en el que pudieras confiar mas y temer menos.

Puedes imaginarte una vida sin temor?"

Show description

Quick preview of Sin Temor PDF

Show sample text content

Otra vez fue, y oró por segunda vez … y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras» (vv. forty two, 44). Inclusive solicitó el apoyo en oración de sus seguidores. �Velad y orad, para que no entréis en tentación», los instó (v. 41). Jesús enfrentó su temor más grande con una oración sincera. No compliquemos este tema. �No es lo que hacemos? Indicamos palabras para orar, lugares donde orar, ropa para orar, posiciones para orar, duración, entonación y formalidades. Y, sin embargo, el pedido de Jesús no tenía nada de eso.

326–28. three. Walter Brueggemann, “The Liturgy of Abundance, the parable of Scarcity”, Christian Century, 24–31 marzo 1999, http://www. religion-online. org/ showarticle. asp? title=533. Capítulo 2: Los aldeanos de Villazancos 1. Rabbi Shmuley Boteach, Face Your worry: residing with braveness in an Age of warning (Nueva York: St. Martin’s Griffin, 2004), p. 21. 2. John Bentley, mensaje por correo electrónico al autor. Usado con permiso. three. Correo electrónico a Mujeres de fe, 6 septiembre 2008. Usado con permiso. Capítulo three: Dios no está contento conmigo 1.

Esa fue l. a. elección de Jesús. Él hizo más que hablar sobre el temor. Lo enfrentó. Los hechos decisivos del drama del evangelio se presentan en dos escenarios: el huerto de Getsemaní y los angeles cruz del Gólgota. l. a. cruz de aquel viernes fue testigo del sufrimiento más severo. Aquel jueves, el huerto presenció el temor más profundo. Fue aquí, en medio de los olivos, que �Jesús se postró en tierra, y oró que si fuese posible, pasase de él aquella hora. Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú» (Marcos 14.

Todo lo contrario. El tiempo en ese vientre te preparó para tu tiempo en los angeles tierra, haciéndote apropiado para tu existencia después del parto. Algunas cosas que tenías, no las usaste antes de nacer. Tenías nariz, pero no respirabas. Se te desarrollaron los ojos, pero �podías ver? l. a. lengua, las uñas de los pies y el cabello no te sirvieron función alguna mientras estabas en el vientre de tu madre. Pero �no te alegra tenerlos ahora? Algunos capítulos en los angeles vida parecen innecesarios, al igual que las fosas nasales en el niño aún no nacido.

Yo levantaba mi rostro lleno de pecas por sobre el volante, consideraba mis opciones y hacía mi elección. Y lo hacía con gusto, agarrando el volante como un corre-dor de carreras de automobile en Monte Carlo. �Tenía miedo de que nos fuéramos a los angeles zanja? �Tomar mal l. a. curva? �Meter l. a. rueda en un hoyo? De ninguna manera. Las manos de papá estaban al lado de las mías, sus ojos más agudos que los míos. Por lo tanto, �yo period intrépido! Cualquiera puede conducir un automóvil sentado en las rodillas de su padre. Y cualquiera puede orar desde los angeles misma perspectiva.

Download PDF sample

Rated 4.33 of 5 – based on 31 votes