• Home
  • Fiction
  • Sofia de los Presagios (Seix Barral Biblioteca Breve)

Sofia de los Presagios (Seix Barral Biblioteca Breve)

A l. a. edad de siete años, l. a. pequeña Sofía se pierde entre l. a. gente en medio de una vehemente discusión de sus padres y del desplazamiento atropellado de los gitanos. Aunque el destino le brinda otros padres entrañables y un mundo nuevo, también los angeles enfrenta a muchas situaciones dolorosas y a l. a. prepotencia patriarcal de René, un marido que l. a. encierra y l. a. priva de su libertad. Protegida por seres dotados de una sabiduría milenaria, l. a. sangre y l. a. rebeldía gitanas de Sofía se imponen a través de rituales y ceremonias antiguas, que los angeles conducen hacia su verdadero origen y a dar, por fin, con el amor de su vida. Sofía de los presagios nos permite adentrarnos en el mundo mágico de una de las grandes narradoras de nuestro tiempo. Como ya hiciera en l. a. mujer habitada, Gioconda Belli dibuja un personaje femenino fascinante, guiado por su instinto normal, que se perfila como el epicentro de un universo literario cargado de sensualidad, erotismo y feminidad.

Show description

Quick preview of Sofia de los Presagios (Seix Barral Biblioteca Breve) PDF

Show sample text content

Jerónimo hace días que ha reaccionado negándose a asumir paternidad alguna. De nada ha servido los angeles cara compungida de Fausto jurándole que ahora sí los angeles Sofía está enamorada. A él no hay quien lo convenza de volverse a poner en riesgo, mucho menos ahora que ella ha encontrado el arma para el crimen perfecto, el chantaje vestido de pañales con que en uno de sus arranques puede hacerle pedazos el precario equilibrio de su vida, el regreso a Penélope después de los angeles odisea y las sirenas. Se ha cumplido el dicho de que �no hay mal que por bien no venga», y l. a. búsqueda de refugio en su mujer le ha brindado réditos beneficiosos, avivando viejos recuerdos de felicidades amarilleadas por el tiempo y l. a. rutina.

Te fuiste sin decirme adiós... —Y por eso no acabo de irme. —¿Sufriste? —No. Fue rápido. Fue como hundirse en un pantano negro y lodoso y volver a encontrar a un montón de conocidos hablando todo lo que no dijeron en vida. Los muertos están llenos de palabras sin sonido. —¿Y por qué me abriste los angeles memoria? —Desde donde yo estoy, el tiempo es una espiral. Es posible ver hacia abajo todos los días hasta el momento de los angeles muerte. El pasado es de los muertos; en cambio, el futuro ya no lo vemos porque hemos dejado de movernos.

No creerá en el amor, y cuando crea encontrarlo lo despreciará y ella misma se encargará de construir el rechazo sólo para caer en l. a. más absoluta desesperación porque, de nuevo, será abandonada. Abandonada una y otra vez. �Mi hija, pobre, mi hija», piensa. Éste period el círculo de tiempo que le anunciaran las brujas, que le advirtió Eulalia desde tiempos inmemoriales, saliendo de su propia muerte para decírselo aquella noche en el rancho de Samuel. El destino se repetía, daba vueltas y ella period su madre viviendo de nuevo los angeles pérdida de l. a. hija, el maldito hechizo aquel de todos los presagios.

Se aflojan los músculos del alcalde, que se seca el sudor con un gran pañuelo a cuadros rojos y verdes. No le toma mucho tiempo a l. a. Eulalia reconciliarse con los angeles thought. Hay que reconocer que es una buena notion. Una thought justa, igual que don Ramón. —Pero hay que seguir poniendo anuncios en el periódico —dice el alcalde—, a ver si aparecen los verdaderos padres. Don Ramón asiente con l. a. cabeza. Se agacha para ajustarse las polainas. Hacía tiempo que no le daban ganas de llorar y no quiere que le vean los ojos húmedos.

Por qué demonios se habría dejado ir detrás de Jerónimo cediendo a quién sabe qué impulsos obsesivos, arriesgando a su hija por una estúpida concept de revancha, como si ella mejor que nadie no supiera que Jerónimo tenía razón; ella lo había seducido premeditadamente, usándolo como semental como bien le dijera Fausto, para luego pretender que l. a. resarciera del abandono de su pobre madre, los angeles pobrecita que seguramente seguía buscándola en quién sabe qué mundos de Dios, igual que ella buscaría a Flavia toda su vida si period necesario, sólo que tendría más suerte que su madre porque su madre andaba con los gitanos que no tienen lugar fijo, ni patria, ni lugar donde regresar.

Download PDF sample

Rated 4.25 of 5 – based on 31 votes