• Home
  • Memoir
  • Memorias. infancia, adolescencia yjuventud

Memorias. infancia, adolescencia yjuventud

Quick preview of Memorias. infancia, adolescencia yjuventud PDF

Show sample text content

Había en él dos hombres distintos que yo admiraba igualmente. Uno, a quien quería mucho, period bueno, dulce, afectuoso, alegre, consciente de su amabilidad, y entonces toda su character, todos sus movimientos, hasta el sonido de su voz, parecían decir: �Soy bueno y virtuoso, soy feliz por ello y celebro que todos vosotros podáis comprobarlo. » El otro Demetrio, a quien empezaba a conocer, y ante cuya nobleza me inclinaba, period frío, severo consigo mismo y con los demás, orgulloso, devoto hasta el fanatismo y de una virtud pedante.

Así está bien; no lo retoque usted más. Y usted, Nicolás —continuó, levantándose y mirando al turco de soslayo—, �nos contará al fin su secreto? �Qué va a regalarle usted a su abuela? Mejor habría hecho en dibujar también una cabeza. Buenas noches. Cogió su sombrero y salió. En aquel momento yo también pensé que una cabeza habría tenido más valor que aquello que me jactaba de hacer. Cuando nos avisaron de que se acercaba el santo de l. a. abuela, y que period preciso que comenzáramos a preparar nuestros regalos, se me ocurrió los angeles notion de dedicarle unos versos.

Por sus movimientos y su manera de andar comprendí que estaba emocionado. Después de dar dos o tres vueltas, se acercó a mi hermana y le besó los cabellos negros, después reanudó su paseo. Concluida l. a. pieza, cuando Liubotshka le preguntó: �¿Está bien? », él le cogió l. a. cabeza y l. a. besó en los angeles frente y en los ojos con una ternura de los angeles que yo no lo creía vulnerable. —¡Oh, Dios mío, estás llorando! —dijo de pronto Liubotshka fijando en él sus grandes ojos atónitos—. Te pido perdón, querido padre; había olvidado que ésta period l. a. composición favorita de mamá.

Es una caja o un dibujo? period preciso el sacrificio: ofrecí a l. a. abuela con mano temblorosa el pliego deadly que había arrugado en medio de mis angustias; pero no me fue posible articular una sola palabra. Me trastornaba l. a. thought de que los angeles abuela, al recibir mis pésimos versos, los leyera en voz alta, de modo que todos sabrían que no amaba a mamá, y que los angeles había olvidado porque prometía amar a los angeles abuela como a mi madre. Sería absolutamente imposible dar una concept de las angustias que scané cuando l. a. abuela empezó a leer en voz alta.

No me casaré más que con Vassili Gronsski. » —la imitó—. �Imbécil! —¡No me casaré más que con él! No quiero a nadie más que a él, aunque me maten a palos —exclamó Mascha prorrumpiendo en llanto. l. a. contemplé un rato. Sentada sobre un baúl, lloraba y se enjugaba los ojos con el pañuelo del cuello, y yo trataba de averiguar qué podía encontrarse de seductor en Vassili. Por más que me esforzaba me period imposible, a pesar de l. a. sincera compasión que me inspiraba su dolor, el comprender cómo una criatura tan simpática pudiese amar a Vassili.

Download PDF sample

Rated 4.67 of 5 – based on 32 votes